Contrabajo

El contrabajo es un instrumento de cuerda, dentro de la familia de los de cuerda frotada ya que para producir el sonido se debe frotar la cuerda con un arco, aunque puedes también utilizar las yemas de los dedos como se hace con el bajo eléctrico o el tololoche, técnica más conocida como pizzicato o pellizco.

También lo podemos integrar dentro de los instrumentos de cuerda frotada de tesitura grave ya que solo el octabajo es capaz de dar sonidos dos octavas más graves, razón por la cuál, hasta hace relativamente poco no se utilizaba el contrabajo como solista hasta que aparecieron los virtuosos Domenico Dragonetti y Giovanni Bottesini.

Al contrario que otros instrumentos de su familia éste se afina por cuartas ascendentes: Sol, Re, La Mi. Lo cierto es que actualmente es un instrumento bien conocido, aunque no siempre ha sido así y ha tenido que luchar mucho para hacerse un hueco entre los instrumentos más utilizados. Eso sí, debido a su tesitura grave ha sido un instrumento musical poco usado en la faceta solista.

Partes de un contrabajo

El contrabajo tiene unas partes muy similares a la mayoría de los instrumentos de cuerda frotada, e incluso se puede llegar a asemejar a las partes de instrumentos de cuerda pulsada como la guitarra.

Las partes más importantes del contrabajo son: la voluta (que es ese adorno situado en la parte más alta del contrabajo) el clavijero y las clavijas (que nos permitirán afinar) la cejuela, el mástil, el diapasón, el talón, por supuesto las cuerdas, el puente, el cordal, la caja de resonancia, las características “efes” que adornan la caja, la cejuela inferior, y la pica (que es el soporte en el que los contrabajistas apoyan el instrumento contra el suelo).

  • Voluta: Adorno con forma de caracol que esta en la parte más alta del instrumento.
  • Clavija: Tienen la misión de afinar el instrumento para conseguir el sonido perfecto.
  • Cejilla: Sirven para acordar las cuerdas y así ajustar el tono.
  • Mástil: Es la parte donde está situado el mango, por donde el contrabajista coge el contrabajo.
  • Cuerda: Normalmente suelen tener 4 cuerdas aunque también podemos encontrar de 3 y de 5 cuerdas.
  • Tabla de armonía: Es donde está el diapasón y sirve para sostener las cuerdas desde el puente hasta la pica.
  • Puente: Es la parte que mantiene a las cuerdas elevadas para que no toquen la tabla de armonía.
  • Oídos: Son los dos orificios en forma de “efe” o de “ese” situados a ambos lados de las cuerdas.
  • Cordel: Objeto de metal en la parte de abajo que sirve para mantener tensadas las cuerdas.
  • Pica: es la parte de abajo que se apoya en el suelo y sirve para regular la altura.

Las cuerdas y la afinación

El contrabajo tiene cuatro cuerdas, y como hemos comentado antes, está afinado por cuartas ascendentes, en lugar de por quintas como el violín, aportando al instrumento un toque distinto en su funcionamiento y sonido. Así la afinación del contrabajo es de la primera a la cuarta cuerda: Sol, Re, La y Mi.

Debido a su envergadura, el contrabajo cuenta con unas cuerdas muy largas y gruesas capaces de soportar toda la tensión necesaria para sonar en su tesitura. Además se trata de cuerdas entorchadas planas que serán hechas sonar por la vibración producida por los pelos de caballo del arco al frotar las cuerdas entre la cejuela superior y el puente, los dos principales puntos de apoyo de las cuerdas. Ésta es la razón que da sentido a que digamos que es un instrumento de cuerda frotada.

Medidas del Contrabajo

Como hemos dicho antes, el contrabajo es un instrumento muy grande.

Un contrabajo de tamaño normal mide aproximadamente unos 190 centímetros de alto, por unos 65 centímetros de ancho, lo cual requiere unos largos brazos y envergadura para poder dominar el instrumento.

Afortunadamente existen versiones más reducidas que se adaptan a todas las estaturas, como los contrabajos de ¾, o los de ½, entre otros.

Tipos de contrabajo

  • Contrabajo acústico
  • Contrabajo electrónico
  • Tololoche

El Contrabajo eléctrico

Otra buena noticia para los amantes del contrabajo es que es un instrumento que no ha dejado de avanzar con el tiempo. La aplicación de este instrumento a la música popular lo ha llevado mucho más allá e incluso hemos llegado a la creación del contrabajo eléctrico. Éste es un versión amplificada del contrabajo tradicional. Al ser amplificado eléctricamente ya no se hace necesaria la existencia de una caja de resonancia tan grande, e incluso puede eliminarse, ya que en estos contrabajos el sonido es procesado por una pastilla o micrófono a través de un cable que lo llevará a un sistema de amplificación, que puede llegar a alcanzar grandes volúmenes.

Aunque la forma de tocarlo y las técnicas y funcionamiento es el mismo, si es cierto que es una versión mucho más manejable que tiene una escala más corta en el mástil y en general es más cómodo de tocar y más fácil de construir.

Historia del Contrabajo

El origen del contrabajo se remonta al siglo XVI, cuando ya existía un instrumento parecido llamado “violone” y también la conocida como “Viola de Gamba”. Digamos que el contrabajo ha sido fruto de una evolución que parte de estos dos instrumentos que al mismo tiempo se encuentran emparentados con el Violín.

No sería hasta el siglo XVII cuando adquiere la forma con la que lo conocemos actualmente. Además, fue precisamente en este siglo cuando pasó a formar parte de las grandes orquestas de música clásica, donde tenía la misión de reforzar la línea grave que solían interpretar los violonchelos.

A pesar de su gran tamaño y dificultad para ser tocado, el contrabajo fue ganando importancia a lo largo de los siglos XVIII y XIX gracias a compositores que le dieron papeles más notables en las obras y las interpretaciones. Sin embargo, no sería hasta el siglo XX cuando la música popular le daría al contrabajo su papel más destacado. Gracias a músicas como el Jazz el contrabajo alcanzó un papel vital en el soporte de la música y tuvo por fin un espacio para ser exhibido también como un instrumento solista, llevándolo a límites que jamás se habían imaginado para él, y creando montones de nuevas técnicas gracias a los distintos instrumentistas y a su uso en otras músicas.

Mejores contrabajistas

Es cierto que podríamos escribir una laaarga lista de músicos, sin embargo estos son los que los redactores del blog consideran mejores (teniendo en cuenta su obra, las valoraciones y el restigio).

  • Charles Mingus
  • Oscar Pettiford
  • Gary Karr
  • Franco Petracchi
  • Manuel Verdeguer
  • Paul Chambers

Si quieres añadir algún músico a la lista de mejores contrabajistas simplemente deja un comentario indicando tu propuesta para que la valore el equipo: