La Tuba

  • Nombre: La Tuba
  • Familia: Viento
  • Origen: Alemania

La tuba es el más grave de los instrumentos de la familia de viento-metal.

El origen de la tuba se sitúa en el siglo XIX como un instrumento propio de los desfiles militares. Su profundo timbre y su registro grave han hecho que la tuba se haya incluido en el mundo de la orquesta y las primeras bandas de jazz en el siglo XX, llegando a aparecer incluso en formaciones de rock.

La tuba no suele aparecer como solista, pero es un instrumento fundamental en las agrupaciones musicales en las que se integra, ya que proporciona el bajo armónico al resto del conjunto.

Partes de la tuba

La tuba está formada por un tubo metálico de varios metros que se dobla sobre sí mismo y se ensancha progresivamente.

El gran cuerpo de la tuba encuentra su terminación en la parte más ancha, llamada pabellón o campana. Por aquí sale el aire al exterior después del recorrido que realiza por el gran tubo.

Pero el sonido comienza en la boquilla, en la que el instrumentista hace vibrar sus labios. Es una boquilla gruesa y más grande que las de otros instrumentos de la misma familia, como la trompa o el trombón.

La tuba posee una serie de válvulas en los pistones que se accionan para modificar la columna de aire, permitiendo o no su paso, y por lo tanto haciendo que suenen las diferentes notas.

Existen diferentes tubas según su afinación. La tuba más común es la afinada en Si bemol, y tiene una longitud total de cinco metros y medio de tubo enroscado sobre sí mismo. Sin embargo, existen tubas que, estiradas, medirían hasta diez metros. Las prolongaciones del tubo principal, que determinan la longitud y por lo tanto el registro de la trompa, se llaman bombas. Cuanto mayor es la longitud de las bombas, más grave es el sonido, porque el aire debe realizar un recorrido mayor.

Además, la tuba posee en una de sus bombas un desaguador, es decir, una pequeña válvula que permite vaciar el líquido producido como consecuencia de la condensación de la columna de aire que pasa por toda la tuba.

Historia de la tuba

Los antecedentes

La historia de la tuba nos remite a instrumentos de viento tan curiosos como el serpentón. Con sus dos metros de tubo ondulado y sus seis agujeros, el serpentón tuvo gran éxito desde finales del siglo XVI y no cayó en desuso hasta el siglo XIX.

También hay que rastrear el origen de la tuba en otro precursor del siglo XVIII: el oficleido. Este instrumento musical de metal, similar a un gran fagot, formaba parte de la orquesta hasta que fue sustituido por la tuba hacia 1850. Fue empleado por compositores como Mendelssohn, Schumann o Berlioz.

También fueron fundamentales las aportaciones del inventor del saxofón, Adolphe Sax, y la influencia en Rusia y Centroeuropa de las agrupaciones de trompas de caza.

El origen de la tuba moderna

Cuando en 1815 Henrich Stölzel añadió un sistema de pistones a una trompa, indicó la vía a seguir para que los alemanes Wilhelm Wieprecht y Johann Gottfried Moritz inventasen la tuba moderna unas décadas después.

Por lo tanto, la tuba moderna nació a mediados del siglo XIX gracias al avance técnico que supuso adoptar un sistema de pistones. A finales de ese siglo, la tuba experimentó un gran auge con las composiciones de Richard Wagner y Nikolai Rimsky-Korsakov, siendo el alemán Julius Heinrich Zimmermann uno de los más importantes fabricantes de tubas del momento.

La expansión de la tuba

A principios del siglo XX fue integrándose en las bandas. Progresivamente se perfeccionó su construcción desarrollando campanas de fibra de vidrio para mayor ligereza e incluyendo varios pistones y válvulas rotativas. Con estas mejoras se generalizó su empleo en el ámbito militar.

Las tubas se integraron además en grupos de música cámara como quintetos de metales, pero también en formaciones de jazz en Nueva Orleans. Aunque fue sustituido progresivamente por el contrabajo en el repertorio de este género, Miles Davis la reintrodujo en su obra de jazz.

Cómo se toca la tuba

La posición

La tuba no se toca de pie, sino que se precisa de un asiento adecuado para apoyar la parte inferior de la tuba en el regazo. La campana debe quedar hacia arriba, dirigiendo la columna de aire en esa dirección.

Lo habitual es ladearla ligeramente hacia la izquierda (en el caso de los diestros). La mano derecha se coloca en los pistones. En muchos casos las tubas incluyen un pequeño aro para introducir el pulgar y apoyarlo para estabilizar la mano.

La técnica

Tocar la tuba requiere un gran desarrollo del aparato respiratorio y de la respiración diafragmática, ya que se necesitan grandes cantidades de aire para producir el sonido. Por esta razón se suele recomendar que los niños que aprenden a tocar la tuba comiencen practicando con el bombardino, que es más pequeño pero se interpreta con la misma técnica.

En la tuba requiere más tiempo y trabajo conseguir un buen sonido que aprender las posiciones de la mano sobre los pistones. De hecho, es muy frecuente practicar sin presionar las llaves para controlar la cantidad de aire emitido.

Además, es fundamental conseguir una buena posición de los labios en la embocadura y articularlos para que vibren adecuadamente.