Armónica

La armónica es un instrumento que pertenece a la familia de viento-madera. Su fabricación puede generar confusión entre los iniciados ya que parece que sea un instrumento fabricado en metal, pero si nos fijamos en el interior veremos que está fabricado en madera.

Particularmente, la armónica pertenece al grupo de lengüetas libres. Estas lengüetas son las que, vibrando tras soplar o aspirar aire a través de las cámaras de las lengüetas, producen el sonido tan peculiar de la armónica.

Comprar armónicas baratas

Disponemos del más amplio catálogo de armónicas en nuestra tienda online. Si quieres comprar una armónica y que te llegue mañana a casa, estas son las mejores armónicas:

Última actualización: 17 septiembre, 2018 4:28 pm

Comprar una armónica a través de InstrumentosMusicaless.com es la mejor opción, no solo para comprar armónicas baratas, sino por la experiencia de compra: si la compras hoy la recibes mañana, devolución 100% segura y sin explicaciones.

Partes de la armónica

  • Peine o cuerpo
  • Embocadura: es el embellecedor o parte del peine que apoya en los labios del músico.
  • Carcasa protectora, también conocida como chapas protectoras.
  • Cámara de lengüetas
  • Juego de lengüetas
  • Válvulas: son tejidos de papel, teflón o plástico situados en las lengüetas que comparten una misma cámara. Así, gracias a la válvula, la lengüeta inactiva no produce sonido.

Cualquier armónica está compuesta por el peine, las lengüetas y la carcasa.

Peine es como se llama a la serie de orificios por los que impulsamos el aire, es decir, los agujeritos, que normalmente están fabricados en madera, plástico o metal. Ese peine o se encuentra cubierto por arriba y por abajo con las lengüetas de latón, acero o aluminio, que son las partes que vibrarán con el aire que introducimos en el peine, produciendo el sonido de la armónica.

Normalmente las armónicas cuentan con dos juegos de lengüetas que se sitúan contrapuestas, de forma que al soplar o al aspirar en un mismo agujero del peine podemos lograr dos sonidos distintos; uno que se produce con la vibración de las lengüetas a causa del aire del soplido, y otro que se produce con la vibración de las lengüetas con el aire de la aspiración. El sonido de la armónica varía dependiendo de la lengüeta y su vibración. Cada una de las lengüetas tiene una longitud diferente, por lo que el sonido de cada una de ellas también es único.

Las lengüetas largas producen un sonido bajo, mientras que las que son más cortas tienen un sonido más agudo .Finalmente contamos con las chapas protectoras o carcasas, que cumplen la función de proteger en la medida de lo posible al peine y las lengüetas, y ensamblar todo el conjunto, además de tener una forma ergonómica para las manos e incorporar multitud de decorados.

Sonido y técnicas para tocar la armónica

El sonido de la armónica nace de la vibración de las lengüetas, mayoritariamente fabricadas en latón o bronces.

El músico puede soplar o aspirar a través de una o más de una cámara de lengüetas para producir el sonido a través del instrumento.

Cada cámara contiene varias lengüetas, todas ellas unidas al cuerpo de la armónica por uno de los dos extremos. El extremo que no está sujeto produce el sonido al vibrar.

El sonido de la armónica varia dependiendo de la lengüeta y su vibración. Cada una de las lengüetas tiene una longitud diferente, por lo que el sonido de cada una de ellas también es único.

Las lengüetas largas producen un sonido bajo, mientras que las que son más cortas tienen un sonido más agudo.

En la ejecución de la armónica existen una serie de técnicas directamente relacionadas con el modo y la calidad el sonido que vamos a obtener. A continuación vamos a enumerar algunas de las técnicas más importantes, necesarias para ser un buen intérprete de la armónica.

EL EMBOCADO

En primer lugar tenemos el embocado, es decir, la posición de la boca y las manos sobre la armónica. Hay que tener como regla fundamental que el instrumento debe reposar sobre los dedos pulgar e índice de la mano izquierda, a modo de pinza.

El resto de dedos se usarían para consolidar el apoyo o para dar distintos efectos y matices al sonido.

Por otra parte para dirigir el aire hacia las celdas existen dos técnicas de embocado: la de la boca fruncida o la técnica lingual, dependiendo de si vamos a usar los labios o la lengua para para dirigir el aire hacia la celda que queremos hacer sonar. Además es importantísimo el concepto de la respiración en la armónica, haciéndose necesario usar el diafragma para conseguir un sonido natural y no forzado.

LAS POSICIONES

Otro aspecto considerado como técnica es el de las posiciones. Existen hasta 12 posiciones diferentes en una armónica diatónica que nos permitirían poder tocarla fuera de su tonalidad original.

Sin embargo se usan sobre todo entre 3 y 5 de estas posiciones y se combinan con las técnicas del bending y el overbending.

Las tres posiciones fundamentales se alcanzarían empezando a tocar una escala desde el agujero cuatro soplado, desde el agujero 2 aspirado o desde el agujero 4 aspirado, respectivamente en lo que serían la primera, segunda y tercera posiciones desde las que comenzar a tocar las escalas o melodías de una canción.

LAS TÉCNICAS DEL BENDING Y EL OVERBENDING

Una de las técnicas más famosas y utilizadas es la del bending. A través de esta técnica de soplido, el músico puede hacer variar de nota el sonido de una lengüeta variando la intensidad del soplo y consiguiendo bajar hasta un tono la nota original.

Esta técnica dependerá del tipo de armónica que esté usando y de la capacidad para hacer vibrar ambas lengüetas de una misma celda combinando la intensidad del aire con el embocado y la posición de la lengua.

Por otro lado el overbending es un concepto similar al del bending, aunque en lugar de bajar hasta un tono a la nota original, lo sube. La combinación del bending y el overbending permiten al armonicista sacar una paleta de sonidos cromáticos que a priori no están disponibles en una armónica diatónica.

EL VIBRATO

Otra de las grandes técnicas a tener en cuenta es la del vibrato. Con el vibrato se consigue imprimir un tambaleo u oscilación a la nota que estemos tocando.

Esto puede hacerse a través de un vibrato de mano , ejecutado con las manos, que modifican la salida del sonido de la armónica, o bien el vibrato de lengua, construido a través de la oscilación de la lengua.

EL USO DEL MICRÓFONO Y LA AMPLIFICACIÓN

Por último, contamos con la opción de usar un micrófono para alcanzar toda una serie de efectos en los que está implicado el roce de la armónica contra el micrófono, y el carácter que le aporta la amplificación.

Además de esto también se pueden usar pedales de distorsión como los de las guitarras para modificar el sonido original de la armónica.

Éste es precisamente uno de los puntos más apasionantes en el desarrollo de la armónica: la amplificación. Desde los años 50 los guitarristas de blues habían comenzado a amplificar sus guitarras mediante amplificadores de válvulas.

Fue un personaje emblemático como Little Walter, uno de los mayores exponentes de la música de armónica de blues, quién apostaría por usar ese tipo de amplificadores también para amplificar la armónica y dotarla de un carácter totalmente agresivo, fresco y contundente.

Fue precisamente en esta época cuando la armónica alcanzaría unas cotas de popularidad que la han traído hasta el presente, siendo uno de los instrumentos más populares y más comprados del mundo, aunque muchos de nosotros la tenemos en casa y no la sabemos tocar.

Va siendo el momento de aprender a tocar la armónica y convertirnos en el próximo gran icono de este instrumento.

Tipos de armónicas

Las armónicas se diferencian entre si por el timbre (extensión que pueden abarcar). Por lo que, dependiendo de la escala que se precise en un determinado tipo de música, se escogerá una u otra escala.

Los tipos de armónicas son los siguientes:

  • Armónicas diatónicas
  • Armónicas cromáticas
  • Armónicas trémolo
  • Armónica octavada
  • Armónicas orquestales
  • Armónicas tipo bajo

Fundamentalmente podemos encontrar dos tipos de armónicas: las diatónicas y las cromáticas; aunque a continuación vamos a hablar de todas las combinaciones posibles.

LA ARMÓNICA DIATÓNICA

Diatónico significa que solo podremos obtener la secuencia de notas perteneciente a una misma escala. La armónica diatónica es la más usada por los intérpretes de Blues. Tiene 10 agujeros y cubre una sola octava, aunque con el uso del bend y el overbend podríamos llegar a sacar 3 octavas completas. De este modo, para llegar a completar una escala cromática, con todas las notas naturales y alteradas usando armónicas diatónicas necesitaríamos tener un juego de armónicas en todas las tonalidades posibles.

LA ARMÓNICA CROMÁTICA

Este tipo de armónica sí que hace posible tocar una escala cromática completa con todos sus sostenidos y bemoles, ya que cada celda tiene 4 lengüetas: 2 para las notas naturales y otras 2 para las alteradas. Para elegir entre el uso de unas notas u otras, esta armónica cuenta con un botón que conduce el aire tan solo hacia el par de lengüetas que deseemos. En este tipo de armónicas es en las que entran en juego las válvulas, que son tejidos de papel, teflón o plástico situados en las lengüetas que comparten una misma cámara. Así, gracias a la válvula, la lengüeta inactiva no produce sonido. Además este tipo de armónicas puede llegar a tener, según sus distintas variantes, hasta 14, 16 o 16 celdas en el peine.

Aunque principalmente diferenciamos entre estas armónicas diatónicas y cromáticas como las más características, lo cierto es que existen otros tipos de armónicas más complejas y exóticas:

LA ARMÓNICA DE TRÉMOLO

Su distinción se explica por tener 2 filas de celdas; una en la parte superior y otra en la inferior, que producen las mismas notas, sin embargo, tienen una pequeña en la intensidad del sonido de la una a la otra, lo que provocará un efecto trémolo. Éstas armónicas pueden tener entre 10 y 20 agujeros distintos.

LA ARMÓNICA OCTAVADA

En este caso también nos encontramos con dos filas superpuestas de celdas, sin embargo, aquí la fila inferior estaría afinada una octava por debajo de la fila superior, creando un sonido mucho más lleno, como si se tratara de una doble armónica, al igual que una guitarra de 12 cuerdas crea el efecto de una doble guitarra. Este tipo de armónica puede tener entre 14 y 24 dobles agujeros.

LAS ARMÓNICAS ORQUESTALES

Las armónicas orquestales también son bastante desconocidas. Como su nombre indica están especialmente diseñadas para ser usadas en orquestas. Se fabrican en distintos registros y normalmente están diseñadas solamente para ser sopladas, al tener una distribución de notas similar a la de un piano. Estas armónicas pueden ser simples o dobles. En el caso de las dobles se trataría literalmente de dos armónicas superpuestas, una con las notas naturales y otra con las notas alteradas.

Por último, la armónica de acordes es la única capaz de hacer hasta 48 acordes distintos: mayores, menores, de séptima, aumentados y disminuidos. Aunque no es la única armónica que puede hacer acordes, si es cierto que es la única capaz de generar tanta riqueza armónica. En esta armónica las notas se sitúan en grupos de 4 agujeros, obteniendo distintos acordes mediante el soplido y la aspiración. Una derivación mucho más compleja y completa de la armónica de acordes sería la de la ChengGong, capaz de hacer tanto acordes como melodías e incorporar gran parte de las técnicas posibles con la armónica hoy en día.

LAS ARMÓNICAS TIPO BAJO

Este tipo de armónicas están diseñadas como refuerzo para un conjunto musical, actuando como un bajo o contrabajo y por lo tanto afinadas en un registro más grave. Generalmente se fabrican como dobles armónicas, tal y como veíamos en el caso de las armónicas orquestales.

Orígenes e Historia de la Armónica

Aunque lo cierto es que los orígenes de la armónica se remontan a hace más de 5000 años, en China, la armónica que conocemos hoy en día es la que empezaron a desarrollar a principios del siglo XIX los relojeros alemanes Christian Friedrich Ludwig Buschmann y Christian Messner, y el inventor Richter, que también la desarrolló.

Sin embargo, su perfeccionamiento y producción a gran escala parten del reconocido relojero Matthias Hohner, quién a finales del siglo XIX compraría uno de los prototipos de Buschmann y lo copiaría, creando una marca que se haría famosa a través de una producción a nivel mundial.

No obstante, la armónica es un instrumento que asociamos principalmente al Blues, el Rock n’ Roll y la música Folk, surgidas en los EE.UU.; aunque eso no significa que la armónica no se haya aplicado a otros estilos, como el flamenco (Antonio Serrano), e incluso la música clásica (Darius Milhard y Vaughan Williams).

La razón de su enorme popularización en EE.UU. y de su implicación en el desarrollo de la música americana es que quedaba muy bien aplicada a su música de raíces, pero además resultaba ser un instrumento barato y fácil de llevar a cualquier parte. Ello, coincidiendo con la Guerra Civil de los EE.UU. la hizo un instrumento muy popular entre los soldados.

Para principios del siglo XX el 50% de la producción de armónicas alemanas se vendía en EE.UU. habiéndose hecho muy populares en los campos de algodón e incluso en las cárceles.

Con el auge de la música de Blues y el Rock and Roll clásico la armónica se popularizó aún más y fue constantemente incluida en discos que generaron a algunos de sus máximos exponentes, como Little Walter.