Flauta

¿Sabes cuál es el instrumento más antiguo del mundo?¿Sabias que la flauta es el instrumento que más niños aprenden a tocar?

La flauta es un instrumento musical dentro del grupo de los instrumentos de viento y es uno de los instrumentos más conocidos y utilizados desde hace unos cuántos siglos.

La flauta es un instrumento de viento de gran popularidad por su sencillez y por la hermosa sonoridad que se puede alcanzar, sola o en conjunto con otros instrumentos.

De entre el gran grupo de las flautas, que es de los instrumentos más antiguos de la historia de la humanidad, destaca la flauta travesera o flauta transversal, muy empleada en música clásica y otros géneros, que requiere gran dominio técnico.

Más asequible y fácil de tocar resulta la flauta dulce, presente en muchas escuelas. Sin embargo, existen muchos otros tipos de flautas, pues es un instrumento presente en muchas culturas y tradiciones.

Historia de la flauta (resumen)

Junto con los instrumentos de percusión, los pequeños silbatos y precursores de las flautas son los más antiguos de la historia, pues su origen se remonta a más de cuatro milenios atrás.

En la antigua China se conocen flautas de bambú con agujeros y las primeras flautas traveseras. Otras civilizaciones antiguas como Egipto, Grecia o Roma contaban con este tipo de aerófonos con mayor sofisticación. Sabemos que existían canciones para flauta con finalidad religiosa, pero también se empleaban en teatros y fiestas populares. De ella evolucionaron otros instrumentos como el oboe, y en la Edad Media tenemos constancia de que existían ya más de 200 tipos de silbatos y flautas diferentes, que se hicieron muy populares gracias a los juglares.

A partir del Barroco, en el siglo XVII, comenzó la diferenciación entre el registro popular de ocarinas y flautas de pico o dulces, y el ámbito académico y orquestal en el que comenzaron a incluirse los traversos o flautas traveseras.

Tipos de flautas

Flauta transversal (flauta travesera)

La flauta travesera, también llamada flauta transversal, es un instrumento de la familia de viento madera. Aunque se fabrica en metal desde el siglo XIX, la flauta travesera pertenece a esta familia de instrumentos porque históricamente era de madera. Desde época barroca comenzaron a añadírsele llaves, pero la flauta travesera que conocemos hoy en día se debe a Theobald Böhm, que en 1847 configuró definitivamente el sistema de agujeros y llaves a lo largo del tubo metálico, que puede ser de alpaca, níquel, o normalmente diferentes aleaciones de metales. Algunas flautas traveseras profesionales se fabrican en metales preciosos como plata u oro, que consiguen diferentes timbres.

La flauta travesera consta de tres partes desmontables: cabeza, cuerpo y pie (también llamado pata). Mide 67 centímetros de largo y 1,9 centímetros de diámetro. Tiene una gran tesitura, contando con 3 octavas.

La flauta travesera se coloca hacia la derecha, perpendicular al torso, y se toca tapando los agujeros o las llaves con las manos izquierda (los primeros, más próximos a la boca) y derecha (los más lejanos) mientras se sopla hacia abajo en la boquilla.

Se pueden emplear diferentes técnicas mediante el buen empleo del diafragma en la respiración y la emisión del aire: marices, vibratos, etc.

Flauta dulce

Conocida como “flauta de pico” desde la Edad Media, cayó en desuso como instrumento de la orquesta a partir del siglo XVIII.

Sin embargo, actualmente se trata de uno de los instrumentos más populares por su valor didáctico, ya que es muy habitual su presencia en las clases de música escolares.

Es un instrumento sencillo de tocar, ya que la emisión del aire sobre el bisel es natural y solamente se trata de controlar la articulación del sonido y la altura de las notas de la flauta dulce con ambas manos en el cuerpo de la flauta.

Para tocar la flauta dulce se dispone la mano izquierda en la parte superior (la más próxima a la boquilla) tapando tres agujeros en la parte frontal y el agujero trasero. El dedo pulgar de la mano derecha debe sujetar el cuerpo del instrumento por detrás, posándose, y los cuatro dedos restantes deben tapar los agujeros que quedan.

A medida que se levantan los dedos, se va subiendo en la escala diatónica. La posición de los dedos determina las notas que suenan, según se tapen más o menos agujeros:

Flauta dulce

Resulta menos sencillo para quien se inicia lograr un buen sonido para notas particulares, como por ejemplo en la flauta el “fa” sostenido, que se logra colocando la posición de “sol” (mano izquierda tapando los tres agujeros y el trasero) y añadiendo los tres últimos dedos de la mano derecha en los agujeros inferiores; además, en flauta el “mi agudo” se logra levantando parcialmente el dedo pulgar del agujero trasero. Es una técnica que ha de ir perfeccionándose.

Existen multitud de partituras para flauta de temas conocidos o adaptados que permiten interpretar diferentes canciones para flauta adaptadas a todas las edades y nivel de conocimientos musicales.

Además de la flauta dulce habitual empleada en la escuela, la flauta soprano, existen otras con diferentes tesituras, normalmente realizadas en madera: la flauta contralto, la flauta tenor…

Flauta de émbolo

Se trata de un tipo de flauta similar a la flauta de pico, pero que en lugar de tener agujeros para producir las distintas notas consta de un émbolo o pistón que se introduce o extrae del cuerpo de la flauta y con el que se regula la longitud de la columna de aire.

El resultado es que se puede pasar de una nota a otra haciendo un efecto de glissando, es decir, “arrastrando” la nota.

Como se pueden generar líneas sonoras divertidas, es muy común emplear flautas de émbolo en diferentes métodos pedagógicos de educación musical (Edgar Willems, Carl Orff…), y en bandas sonoras produciendo efectos cómicos.

Flauta de Pan

Este es en realidad un conjunto de tubos de tallas diferentes tapados por un extremo y unidos. Deben su nombre al mito griego del dios Pan, que se habría enamorado de la ninfa Siringa; ella habría huido al río, donde según la leyenda se convirtió en cañas que el dios cortó con diferentes longitudes para recordar a su amada con el sonido que se producía cada vez que el aire pasaba por ellas.

La flauta de pan más conocida es la zampoña andina, que puede tener multitud de tubos tapados al final y unidos, incluso con más de una fila de tubos. Algunos incluso, como el nai rumano, tiene un total de 20 tubos.

Se toca colocando los tubos perpendicularmente a los labios y soplando hacia abajo. Para cambiar de nota es preciso mover con las manos la propia flauta de Pan. Es también muy empleada en las clases de música con niños.

Flautín (piccolo)

Se trata de una flauta travesera de tamaño mucho menor pero con un timbre casi idéntico, aunque una octava más alto. Por eso el flautín o pícolo (del italiano, piccolo, “pequeño”), también llamado octavín, se emplea para pasajes donde se necesita un sonido más agudo, o para algún efecto concreto (por ejemplo, para imitar el canto de un pájaro). Su timbre es capaz de sobresalir entre toda la masa orquestal.

Otras flautas

Existen muchísimos otros tipos de flautas en culturas y tradiciones musicales de todo el mundo.

En la región andina se utiliza la quena, flauta andina de caña o de cerámica y hueso con fines rituales

El shakuhachi es un instrumento ancestral originario de China y desarrollado en Japón con mayor complejidad.

El whistle irlandés, de sonoridad más aguda y sonido sibilante, es muy popular en música folklórica.

La flauta para principiantes

Si quieres aprender a tocar este sencillo instrumento, el primer paso es comprar una flauta. Por supuesto, te recomendamos comenzar por comprar una flauta dulce antes de comprar una flauta travesera.

Existen flautas de muchos tipos, materiales y calidades. Aunque las más baratas son de madera, las de madera tienen un timbre más dulce. El montaje es sencillo, pues no suele constar de más de tres partes.

La flauta dulce o de pico se toca en posición vertical, colocando la boquilla entre los labios y sosteniendo el cuerpo con ambas manos: la izquierda en la parte superior tapando los tres agujeros superiores y el trasero, y la mano derecha tapando los restantes cuatro y sosteniendo mediante el pulgar la flauta. No ha de estar paralela al cuerpo, sino formando un pequeño ángulo.

La respiración es fundamental para soplar con mayor o menor intensidad, así como la articulación de la boca. Puedes probar con diferentes sílabas (“ta”, “da”) para comprobar las diferentes formas de producir el sonido. Puedes encontrar las digitaciones de las manos en el diagrama del apartado “Tipos de flautas ˃ flauta dulce” de este artículo.

Es importante mantener la flauta limpia, ya sea con agua y dejando que se seque en el caso de las flautas de plástico, o bien con un paño suave o mopa para flauta (varilla forrada) si se trata de una flauta dulce de madera. Retirada toda humedad, es importante guardarla en un estuche suave para evitar que se dañe.

Historia (extensa)

El nombre de flauta viene del latín, en concreto de la palabra “flatus” que significa soplar o viento por ello pertenece al grupo de los aerófonos, existen de muchos tipos como veremos más abajo, y fueron desarrolladas en diferentes partes del mundo a los largo del tiempo.

En 1995, el arqueólogo Ivan Turk descubrió, en la cueva de Divje Babe (Eslovenia), un hueso con tres agujeros hechos de manera intencionada, por lo que podemos deducir que las primeras flautas datan de la época del Homo Sapiens.

Hay quien piensa que éstas no eran más que un hueso con mordeduras de algún animal, pero las perforaciones están hechos de una manera bastante simétrica y producen sonidos perfectamente estudiados por lo que se puede asegurar que eran instrumentos hechos por el hombre.

Al margen de este hallazgo, hay más objetos aparecidos y aceptados como instrumentos musicales por parte de la comunidad científica. Se trata de un par de flautas realizadas con el cúbito de cisne, encontradas en Geissenklösterle (Alemania).

Están datadas en unos 43000 años a.C. por lo que podemos decir que la flauta es el instrumento más antiguo que se conoce, en concreto, la flauta de hueso.

Desde entonces hasta ahora han aparecido varios restos del instrumentos. En Cantabria podemos encontrar diversos huesos de reno perforados para utilizar como silbato, así como flautas de la época Magdaleniense inferior (Paleolítico superior) en diferentes cuevas.

Pero no son las únicas que se han encontrado de esa época. Desde el 33000 a.C hasta el 9000 a.C. se ha localizado flautas hechas con tubo óseo, caña y madera aunque no se conservan debido al material perecedero con las que fueron construidas.

Acercándonos en el tiempo, podemos encontrar varios tipo de flautas utilizadas en la antigua civilización egipcio, y su uso estaba vinculado a ceremonias y ritos de culto, como por ejemplo los que se ofrecían a Isis y a Neftis.

Utilizaban flautas rectas y chirimías dobles hechas de caña y estaban formadas por dos tubos paralelos con una lengüeta que sonaban al unísono. Estos instrumentos no son considerados como predecesores de la flauta de pico actual sino que más bien serían el origen del oboe y del clarinete.

Uno de los periodos más importantes en el desarrollo de la flauta es la cultura Precolombina (siglo XV) cuando el hombre pasó por el estrecho de Bering. Es entonces cuando se encuentra la mayor diversidad de flautas tanto en formas, como en tamaños.

Exactamente no se sabe cuando fue la primera flauta de pico ya que se trata de un instrumento que, menos la boquilla que ha ido cambiando con el paso de los años, el resto de la misma mantiene similitudes de formas y estructura con mucho otros ejemplares.

No obstante, en 2005, el arqueólogo Andres Tvauri encontró un ejemplar de una flauta medieval en Tartu (Estonia) y se trata de la flauta de pico más antigua y mejor conservada hasta la fecha.